Pastor Jorge Tapia

Su historia
Jorge Tapia, nuestro Pastor Misionero, ha dedicado gran parte de su vida al servicio de Dios, predicando el evangelio de Jesucristo.
El ha viajado por Chile, realizando eventos en pro de la comunidad e impartiendo clases de vida cristiana a muchas personas, en especial, a jovenes que necesitan un apoyo moral y espiritual para salir adelante en sus vidas.


Desde el comienzo

En sus comienzos, desde los 14 años, asistía cada día con animo y sin ausencia a las reuniones de la Iglesia donde se congregaba, aprendiendo de los demás ministros las diferentes labores, para luego hacerse participe de las diferentes actividades de la iglesia, e integrándose gradualmente en el ministerio, desarrollando su potencial como ministro, consejero y líder. Con el deseo de crecer y aprender mas acerca del evangelio, cada domingo por la mañana asistía a la Iglesia Central para escuchar las enseñanzas de su maestro, el Apóstol José Ignacio Fuentes, de quien aprendió el glorioso mensaje apostólico.


Fue llamado al diaconado y al liderazgo juvenil cuando cumplía los 18 años. A la edad de 21 años, contrajo matrimonio con la hna. Carla Bravo, a quien conoció en la misma iglesia donde asistía, en Recoleta. Luego, Dios bendijo su matrimonio con su único hijo, Rodrigo, quien hoy es un gran colaborador en la obra de Dios en Francia. A sus 24 años, fruto del esfuerzo y su vocación por la obra, fue representante de la Juventud en el sector norte de Santiago de Chile y posteriormente ungido como evangelista a los 26 años.


Inicio de un ministerio

Fue también el Secretario Nacional de la Juventud de su iglesia, en Chile. Desde los 18 a 36 años de edad, trabajó por el bienestar de la juventud como Ministro Juvenil en la Corporación “Iglesia de Dios Voz en el Desierto”, una iglesia que lleva mas de 50 años predicando el mensaje apostólico.


En julio de año 2007, siendo evangelista y misionero en ese entonces, fue invitado a Francia para discipular y bautizar a una persona, quien aceptó al Señor Jesucristo como su único salvador personal, siendo bautizado en el nombre de Jesús.


Luego de su retorno a Chile, Dios puso en el corazón de este hombre el llamado de volver a Francia para predicar el mensaje del Señor Jesucristo. Aunque algunos ministros le dijeron que él era el elegido por Dios para llevar el mensaje a Francia, no podía convencerse de aquello, por lo cual lo consultó en oración por un año, para que Dios confirmara su salida. Él dijo en mas de una oportunidad, -si tu presencia no ha de ir conmigo, no me saques de Chile-, y entonces, a finales del año 2007, él recibió una visión y un llamamiento, y también Dios le confirmó en tres oportunidades que debía viajar a Francia para comenzar esta bendita obra.


Paralelamente, aquí en Francia, un matrimonio durante un año estuvo en oración y ayuno para que Dios enviara un misionero a establecer la Iglesia en Paris. Luego, en abril del año 2008, él tomó definitivamente la decisión, dejando su país para predicar el mensaje apostólico a la nación de Francia. En marzo del 2010, el apóstol presidente de la Corporación "Columna de la Verdad", Luis Jara, lo ungió como pastor de MCP.


Deuda histórica

Desde abril del 2008 hasta la fecha, ha estado predicando y enseñando este mensaje en parques, casas y hoy en un salón de alquiler, partiendo en sus inicios con un pequeño pero fiel remanente, pero que paulatinamente ha crecido en número, anexándose hermanos de diferentes nacionalidades latinoamericanas, lo que ha permitido el crecimiento y sostenimiento de la Iglesia, en Paris.


Es muy importante mencionar y reconocer que tanto Ministerio Cristiano Paris, como las iglesias de Latinoamérica, están en deuda con los misioneros franceses, ya que desde un principio, Francia llevo el cristianismo a Latinoamérica en el siglo XV. Estas colonias francesas redactaron en 1558 la primera confesión de fe hecha en América, 62 años antes que los ingleses.


Vea las actualizaciones de eventos
en Facebook

Donaciones »
Si usted desea contribuir para llevar a cabo nuestros proyectos, puede donar cualquier monto, a través de PayPal™. Le agradecemos su cooperación.